Overarching community values emerged during the Economic Development Policy Community Conversations conducted in June 2017.  Summarized below is what’s important to the community for a revised Chapter 380 Incentive Policy.

Value 1: Government Role: Connector, Investor, Path-Clearer:  The government has the responsibility to ensure that growth is shared equitably.  Government should provide a strong incentive program that services small businesses as well as large corporations, and that will allow Austin to remain competitive against other cities.  Government should facilitate connections within the business community and provide connections for resources and services outside business industry.  Government can promote economic equity by facilitating strong job training programs to fill mid-skill positions.  The Austin music and arts community is mostly made up of small businesses, many of which are struggling, and the government must step in to support them to preserve community identity.  The government should reduce the burden of zoning, permitting and expensive property taxes that business growth and prosperity.

Value 2: Focus on Equity: Employment Opportunities for All: Economic growth is contributing to inequality and economic segregation in the City of Austin, where the inequity issue is intimately related to the affordability issue.  The government should ensure prosperity is accessible for all community members, emphasize tools and programs that serve vulnerable groups (small businesses, low-income residents, individuals living in poverty, unemployed, under-employed, etc.) Potential solutions for rising inequity in Austin include job training, job access, and family services to help individuals access that job training (specifically, the ability to take advantage of educational and employment opportunities is dependent upon being able to get to them.)  In addition, real estate development should support all regions of the city and all residents equitably.

Value 3: Unify the Community through Collaboration: Austin businesses could better operate outside silos and benefit from the resulting cross-pollinating innovation.  Businesses should have stronger relationships with school districts, Austin Community College and local colleges and universities. Non-profits need to connect better with funders.  City government is the best positioned entity to make businesses, workers and nonprofits collaborate for the betterment of the economy and health of the community.  Artistic and musical entities need help connecting and communicating with businesses.  Dialogue between industry sectors, facilitated by the government, could help increase cooperative efforts, pool resources and solve problems across sectors.

Value 4: Train, Recruit and Retain Local Workforce and Talent:  The lack of middle-skilled workers in Austin is a problem for both the labor force and employers.  Businesses are turning down work for lack of middle-skill employees to carry out operations.  Stronger job training programs could help businesses fill middle-skill positions and also address rising economic inequity within the city.  Training programs in high schools could be enhanced to include partnerships with businesses and employers.  Those who participate in job training programs need wraparound services, particularly daycare and transportation.  Employers should be able to hire local employees rather than seeking immigrant or outside talent.

Value 5: Support Austin’s Culture, Creative Sector and Community Identity:  The arts are an economic engine in Austin, but are not always recognized as such.  Creative enterprises are having real difficulty in affording space in which to produce their content.  Music, art and theater is what makes Austin a desirable place to live and what brings business into the city; but these businesses drive costs up and threaten to push creatives out.  The government should play a stronger role in supporting the creative class, at the risk of losing the very thing that causes prosperity in Austin.  Rent is the most critical issue facing the creative sector and the government needs to put programs in place to help control rents or help businesses pay for them.  Creative enterprises are often artistic first and businesses second and therefore require training, support, services and access to information to run efficiently.

Value 6: Incentivize, Support, Staff and Train Small Businesses:  The local and small business community has significant economic impact.  They keep neighborhoods vibrant and prosperous, provide employment, and support local community identity.  However, the government does not engage with or support small businesses as it does large businesses.  The government should provide incentive tools that small businesses can use for their specific needs and negotiate terms they can accept, thereby spending less on big business incentives and more on small business incentives that require a smaller stake and offer better ROI.  In addition, small businesses need subsidized job training to achieve their business growth operations goals.  Government programs can encourage local ownership and development of small businesses that meet the needs of neighborhoods and communities.

Value 7:  Build Affordable, Livable, and Accessible Development: There is a need for a stable development market that includes affordable homes and small spaces to rent for local businesses, encourages walkable neighborhoods, and integrates public transport improvements to create connectivity.  Permitting and zoning relief is needed for development efficiency and cost, as is property tax rate control.  As development and housing costs rise, Austin could become more homogenous, therefore economic development policies need to actively support communities of color as they have support majority segments in the past.  The government should address problems with segregation, diversity and negative effects of gentrification.

Value 8:  Impact Business Growth: The government can clear a path for business growth by working with the community on property taxes, permits and zoning.  The government could shift its role from allowing inspectors to shut down projects or businesses who are out of compliance to the role of a consultant, where they suggest and offer solutions for businesses to continue operations.  The government can also assist in the growth of businesses by providing workforce training and a supportive environment for small businesses.

Value 9:  Control Affordability: The rising cost of living is pushing people further outside the urban core and causing businesses to raise wages to maintain their workforce.  Affordable space is scarce and threatens the longevity of social enterprises that seek to serve the community.  Rising rents slow down the growth of existing businesses and prevent the creation of new businesses, therefore the government should institute rent stabilization to protect the economic base.  The city should be focused on creating living wage jobs to ensure income matches living expenses.

Value 10: Economic Diversity: The focus on the tech industry threatens the economic diversity of the city, therefore the government focus should be to attract other growth industries, such as consumer packaged goods, that are capable of bringing a large number of mid-skilled jobs to Austin.  The city should recruit a diverse range of businesses to hedge against future downturns and industry shifts.  In addition, government programs should be targeted at populations not common in certain industries to encourage diversity and innovation (such as women in technology).  Small businesses represent a large part of the economic base and should be supported, funded and retained to protect against big business contractions that affect employment.  Residential neighborhoods should be economically diverse, offering a wide range of goods, services, representative industries, job functions, skill levels and wage ranges to support the integration of diverse communities.

 

EN ESPAÑOL: Valores comunitarios

Los valores comunitarios dominantes surgieron durante las Conversaciones de la Comunidad sobre Políticas de Desarrollo Económico (es decir, lo que es importante para una Política de Incentivos del Capítulo 380 revisada). 

Valor 1: Función del gobierno: Conector, inversor, despejar el camino: El gobierno tiene la responsabilidad de asegurar que el crecimiento se comparta equitativamente. El gobierno debe proporcionar un programa robusto de incentivos que preste servicios a los negocios pequeños, así como a las grandes corporaciones, y que permitirá a Austin seguir siendo competitivo frente a otras ciudades. El gobierno debe facilitar las conexiones dentro de la comunidad empresarial y proporcionar conexiones para los recursos y servicios fuera de la industria empresarial. El gobierno puede promover la igualdad económica facilitando programas de capacitación laboral robustos para llenar puestos de habilidad media. La comunidad musical y artística de Austin está compuesta en su mayoría por pequeños negocios, muchos de los cuales están luchando, y el gobierno debe intervenir para apoyarlos para preservar la identidad de la comunidad. El gobierno debe reducir la carga de zonificación, gestión de permisos y los elevados impuestos a la propiedad que afectan al crecimiento y la prosperidad de los negocios.   

Valor 2: Enfoque en la igualdad: Oportunidades de empleo para todos: El crecimiento económico está contribuyendo a la desigualdad y a la segregación económica en la Ciudad de Austin, donde la cuestión de la desigualdad está íntimamente relacionada con el tema de la asequibilidad. El gobierno debe asegurar que la prosperidad sea accesible para todos los miembros de la comunidad, enfatizar en las herramientas y programas que sirven a grupos vulnerables (negocios pequeños, residentes de bajos ingresos, personas que viven en la pobreza, desempleados, subempleados, etc.). Las soluciones potenciales para combatir la creciente desigualdad incluyen capacitación en el trabajo, acceso al trabajo y servicios familiares para ayudar a los individuos a acceder a esa capacitación laboral (específicamente, la capacidad de aprovechar las oportunidades educativas y de empleo depende de poder llegar a ellas). Además, el desarrollo inmobiliario debe apoyar a todas las regiones de la ciudad y todos los residentes de manera equitativa.

Valor 3: Unificar la comunidad mediante la colaboración: Los negocios de Austin podrían operar mejor fuera de los silos y beneficiarse de la innovación resultante de la polinización cruzada. Las empresas deben tener relaciones más robustas con los distritos escolares, con el sistema del Austin Community College y con los colegios y universidades locales. Las organizaciones sin fines de lucro necesitan conectarse mejor con las fuentes de financiamiento. El gobierno municipal es la entidad mejor posicionada para hacer que los negocios, los trabajadores y las organizaciones sin fines de lucro colaboren para el mejoramiento de la economía y la salud de la comunidad. Las entidades artísticas y musicales necesitan ayuda para conectarse y comunicarse con los negocios. El diálogo entre los sectores de la industria, facilitado por el gobierno, podría ayudar a incrementar los esfuerzos de cooperación, compartir recursos y resolver problemas entre sectores.

Valor 4: Capacitar, reclutar y retener mano de obra y talento local: La falta de trabajadores con habilidades medias en Austin es un problema tanto para la fuerza laboral como para los empleadores.  Los negocios están rechazando trabajos por falta de empleados de habilidad media para llevar a cabo las operaciones. Programas de capacitación laborales más fuertes podrían ayudar a los negocios a llenar puestos de habilidad media y también enfrentar la creciente desigualdad económica dentro de la ciudad. Los programas de capacitación en las escuelas preparatorias podrían mejorarse para incluir asociaciones con negocios y empleadores. Aquellos que participan en programas de capacitación laboral necesitan servicios globales, en particular de guardería y transporte. Los empleadores deben ser capaces de contratar a empleados locales en lugar de buscar talento de inmigrantes o de fuera.

Valor 5: Apoyar la cultura, el sector creativo y la identidad comunitaria de Austin: Las artes son un motor económico en Austin, pero no siempre son reconocidas como tal. Los negocios creativos tienen verdaderas dificultades para ofrecer un espacio en el cual producir su contenido. La música, el arte y el teatro son lo que hace de Austin un lugar deseable para vivir y lo que atrae negocios a la ciudad; pero estos negocios aumentan los costos y amenazan con eliminar a la creatividad. El gobierno debe desempeñar un papel más fuerte en el apoyo a la clase creativa, a riesgo de perder la esencia de lo genera la prosperidad en Austin. El alquiler es la cuestión más crítica que enfrenta el sector creativo y el gobierno necesita poner programas en marcha para ayudar a controlar las rentas o ayudar a los negocios a pagar por ellas. Las empresas creativas suelen ser primero artísticas y negocios en segundo lugar y, por lo tanto, requieren capacitación, apoyo, servicios y acceso a la información para funcionar de manera eficiente.

Valor 6: Incentivar, apoyar, dotar de personal y capacitar a los negocios pequeños: La comunidad de negocios locales y pequeños tiene un impacto económico significativo. Mantienen a los vecindarios vibrantes y prósperos, proporcionan empleo y apoyan la identidad de la comunidad local. Sin embargo, el gobierno no se involucra ni apoya a los negocios pequeños como lo hace con las grandes empresas. El gobierno debe proporcionar herramientas de incentivos que los negocios pequeños puedan utilizar para sus necesidades específicas y negociar términos que puedan aceptar, gastando menos en incentivos para grandes empresas y más en incentivos para negocios pequeños que requieran una participación menor y ofrezcan un mejor retorno en la inversión. Además, los negocios pequeños necesitan capacitación de trabajo subsidiada para lograr sus metas de operaciones de crecimiento del negocio. Los programas gubernamentales pueden fomentar la propiedad local y el desarrollo de negocios pequeños que satisfagan las necesidades de los vecindarios y las comunidades.

Valor 7: Construir un desarrollo asequible, habitable y accesible: Hay una necesidad de un mercado de desarrollo estable que incluya viviendas asequibles y espacios pequeños de renta para los negocios pequeños locales, que fomente los barrios en los que se camine, e integre mejoras en el transporte público para crear conectividad. La asistencia con los permisos y zonificación es necesaria para la eficiencia y el costo de desarrollo, al igual que el control de la tasa de impuestos a la propiedad. A medida que aumentan los costos de desarrollo y vivienda, Austin podría volverse más homogéneo, por lo tanto, las políticas de desarrollo económico deben apoyar activamente a las comunidades de color, ya que tienen segmentos de mayoría de apoyo en el pasado. El gobierno debe abordar los problemas de segregación, diversidad y efectos negativos del proceso de aburguesamiento.

Valor 8: Impacto en el crecimiento empresarial: El gobierno puede despejar un camino para el crecimiento de negocios al trabajar con la comunidad en cuanto a impuestos a la propiedad, permisos y zonificación. El gobierno podría cambiar su rol actual de permitir a los inspectores el cerrar proyectos o empresas que no cumplan por el papel de consultoría, en el cual sugieren y ofrecen soluciones para que los negocios continúen sus operaciones. El gobierno también puede ayudar en el crecimiento de los negocios, proporcionando capacitación laboral y un ambiente de apoyo para los pequeños negocios.

Valor 9: Controlar la asequibilidad: El aumento del costo de vida está forzando a las personas más allá del núcleo urbano y haciendo que los negocios aumenten los salarios para mantener su fuerza laboral. El espacio asequible es escaso y amenaza la longevidad de los negocios sociales que buscan servir a la comunidad. El alza de las rentas entorpece el crecimiento de los negocios existentes y evita la creación de nuevos negocios, por lo tanto, el gobierno debe instituir la estabilización del alquiler para proteger la base económica. La ciudad debe centrarse en la creación de puestos de trabajo con salarios dignos para asegurar que los ingresos coincidan con los gastos de subsistencia.

Valor 10: Diversidad económica: El enfoque en la industria de la tecnología amenaza la diversidad económica de la ciudad, por lo tanto, el enfoque del gobierno debe ser atraer otras industrias de crecimiento, tales como mercancías de consumo empaquetadas, que pueden traer a Austin un gran número de empleos de habilidades medias. La ciudad debe reclutar una gama diversa de negocios para protegerse de futuros descensos y cambios en la industria. Además, los programas gubernamentales deben dirigirse a poblaciones no comunes en ciertas industrias para fomentar la diversidad y la innovación (como las mujeres en la tecnología). Los negocios pequeños representan una gran parte de la base económica y deben ser apoyados, financiados y retenidos para proteger contra las grandes contracciones de negocios que afectan el empleo. Los vecindarios residenciales deben ser económicamente diversos, ofreciendo una amplia gama de bienes, servicios, industrias representativas, funciones de trabajo, niveles de habilidad y salarios para apoyar la integración de diversas comunidades.